Cita del día

Vivimos en un orden mundano tan infinitamente absurdo y tan indignamente estúpido que tendríamos que avergonzarnos de vivir en él (SCHOPENHAUER).

La Diferencia Ontológica Imprimir E-Mail
Escrito por Burdon   

Vamos a ver si somos capaces de explicar qué es lo que entiende Heidegger por diferencia ontológica. Esta expresión la utiliza Heidegger para pensar la relación entre el ser y el ente, la introdujo en su crítica a la metafísica tradicional, que los trataba sin diferenciarlos.

 

Según Heidegger, toda metafísica deberá comenzar reconociendo una radical diferencia entre el ente, lo que es, y el ser del ente, es decir, entre lo óntico (referente a los entes) y lo ontológico (referente al sentido del ser). Lo óntico (del griego to ón, "lo que existe", lo que está) y no ontológico (del griego ontós, genitivo de to ón, "lo que está siendo" más logos, estudio).

 

Lo ontológico, para Heidegger, comprende el estudio del existente humano (Dasein), que es el único modo de acceder a la comprensión del ser, pues el hombre es "el pastor del ser", y su lenguaje, "la casa del ser". El hombre no determina el sentido del ser, sino quien lo vigila y lo cuida, cuando se desvela por sí mismo. "El ser de los entes no es él mismo un ente", dice Heidegger, ni el género de ningún ente, aunque abarca a todo ente. Ser no es ser un ente. El ser es "ser del ente" (genitivo objetivo), y el ente es "ente del ser" (genitivo posesivo). La diferencia ontológica, pues, no es la diferencia entre un ente y otro ente, sino la existente entre el ente y algo que no es ningún ente concreto: el ser, gracias al cual el ente es. Pero el ser no está jamás presente sin el ente; y el ente no es jamás sin el ser. No es que primero exista el ente y además, o "encima de él" se dé el ser. No es que el ser tenga la diferencia ontológica, sino que el ser es el que marca dicha diferencia. Ente y ser se diferencian entre sí, pero se refieren el uno al otro, como lo fundado (el ente) a su fundamento (el ser).

 

De este modo, Heidegger establece una radical diferenciación de status entre los entes y el ser de esos entes.

 

El sentido del ser funciona a menudo de un modo aproblemático en el trato cotidiano con los entes, siendo su problematización lo que caracteriza a la filosofía, ya desde su comienzo griego. Ahora bien, llegó un momento en que la filosofía pareció considerar resoluble la cuestión del sentido del ser, con lo que tendió a asimilarlo al ente, perdiendo de vista su peculiar status propio como ser del ente. Esta situación de olvido del ser la presenta Heidegger como rasgo fundamental del pensamiento metafísico, por lo que su propia tarea, que concibe como consistente en la recuperación de la cuestión del ser, se convierte así en un replanteamiento radical de la filosofía. En fin, por no haber entendido la diferencia ontológica, por no haber preguntado por el ser del ente, sino sólo por el ente sin más, que el cristianismo convierte en el ente creado, la tradición metafísica occidental "ha sido culpable del olvido del ser".

 

 

 

 
< Anterior   Siguiente >

© 2014 El Rincón de Burdon
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.